martes, 17 de enero de 2017

Sherlock: ¿La adaptación literaria perfecta?



El pasado domingo 15 terminó la cuarta temporada de la serie de la BBC Sherlock. Una versión contemporánea de las historias del detective más famoso interpretado por el actor británico Benedict Cumberbatch. En el último episodio de esta temporada hice un descubrimiento y es que Sherlock podría ser la mejor interpretación literaria jamás vista en televisión.

 Analicemos esto:

La serie no solamente cuenta con un excelente reparto y una dinámica entre actores nunca antes vista. Más allá de éste y otros aspectos que pueden hacer de una serie una gran serie, Sherlock destaca por lo esencial, lo que se cuenta y cómo se cuenta. 


Y es porque Sherlock ha logrado solucionar el principal problema presente a la hora de adaptar una novela a la pantalla, la expresión de los pensamientos. En este aspecto la serie ha demostrado no tener límites presentando los pensamientos y emociones como sucesos mediante el uso del surrealismo, logrando así meternos en la cabeza de los personajes.

Esta interpretación de los libros de Sir Arthur Conan Doyle no es una simple adaptación de la historia, sino eso, una interpretación de la idea, plasmada en una serie de televisión. La idea no es explicada del todo sino hasta el final de la serie, cuando Mary Watson, interpretada por Amanda Abbington, les habla a nuestros protagonistas desde la muerte una vez más, diciendoles esta vez que ambos tienen un deber más grande que ellos mismos, el mismo deber que siempre han tenido: preservar ante todo la leyenda de Sherlock Holmes y el doctor Watson.

No hay comentarios:

Publicar un comentario